Home » Opinión » ¿Por qué Chile se convirtió en la selección “más odiada” de América?

¿Por qué Chile se convirtió en la selección “más odiada” de América?

El fútbol en Chile es de extremos. No hay punto medio.Pero lo que ha sido una tónica a lo largo de su historia, ahora alcanzó un nivel nunca visto.La llamada generación dorada del fútbol chileno sacó a la Roja del ostracismo internacional hasta convertirla en una de las selecciones más admiradas del mundo.

Con un fútbol dinámico, de presión, ofensivo, liderados por figuras como Alexis Sánchez y Arturo Vidal, Chile pasó de estar en el lugar 45 de la clasificación FIFA al cuarto puesto en menos de diez años.

En ese período clasificó en la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010 finalizando en segundo lugar en las eliminatorias y luego se convirtió en una de las sensaciones en el Mundial de Brasil 2014 tras vencer y eliminar a España y poner contra las cuerdas a la selección anfitriona, con el disparo de Mauricio Pinilla contra el travesaño en el último minuto de la prórroga.Eso sólo fue el preámbulo de la gloria que llegaría después con los títulos obtenidos en la Copa América 2015 y en la edición centenario al año siguiente.Desde Europa llovieron elogios para la Roja sudamericana que en la Copa Confederaciones venció a la Portugal de Cristiano Ronaldo y le plantó cara a Alemania en la final, perdiendo con el dolor del error de Marcelo Díaz.

Pero en ese mundo de extremos Chile quedó por fuera del Mundial de Rusia 2018 con la misma generación de futbolistas que le dieron las mayores alegrías de su historia.

La eliminación no sólo transformó los elogios en críticas, sino que también mostró cómo la selección que una vez fue admirada se había convertido en una que generaba sentimientos de antipatía en toda América Latina.

Una de sus víctimas favoritas fue México tras la contundente victoria 7-0 en la Copa América Centenario que fue bautizada como “la masacre de Santa Clara”.

También apuntaron a la afición chilena, que terminó siendo la más multada por la FIFA de todas las eliminatorias a Rusia 2018, incluyendo los procesos clasificatorios de la seis confederaciones del organismo.”No respetamos las diferentes culturas. No respetamos a las personas en sus propios países. En Sudáfrica se me cayó la cara de vergüenza de cómo los chilenos trataban a los locales. El racismo, el clasismo. Y eso también se trasladó a los jugadores”, fue el comentario de Guarello.Un hecho que se resaltó fue la invasión que protagonizaron aficionados chilenos a la sala de prensa del estadio Maracaná previo al partido frente a España en el mundial de Brasil.