Apuntes mientras veo el Mundial por televisión

admin

Lo mejor que he visto de este Mundial ha sido Croacia, Bélgica y Senegal. Los cuadriculados de Modric y Rakitic me recuerdan a esa Yugoslavia tan sudamericana, pero a la vez atleta. Los europeos menos europeos a la hora de jugar fútbolBélgica ha enfrentado rivales débiles, pero hizo lo que había que hacer y algo más: ocho goles en dos partidos. Y Senegal saca la cara por un continente que cada tanto amenaza despegar, pero siempre queda a medio camino.

Entretenida está la carrera por el goleador. Harry Kane es una máquina de anotar, independiente de si sus compañeros andan bien o mal. Se levanta de la cama y anota. Desde Lineker que no veía uno así. Lukakutiene un circuito de buen fútbol a su alrededor y es el perfecto definidor, el que cierra lo que arma el resto. Y también está Cristiano, que se soltó rapidito con el partidazo y triplete contra España. El portugués tiene una oportunidad dorada de trapear con Messi, de anotarse en la lista grande al lado de PeléMaradona y los demás dioses. Esa lista donde a Lio se le exige una copa para entrar y no le sale.

Lo de Perú me recordó muchas cosas. Primero, al Chile de esos años antes de ganar la Copa América. A esos tiempos en que celebrábamos jugar bien, aunque éramos los primeros en volver a casa y sin puntos. También me recordó a la Colombia del autogol de Escobar. Esa que llegó muy candidata después de pasear a Argentina y se fue con el rabo entre las piernas. La diferencia es que a Colombia todos lo candidatearon. Perú, en cambio se candidateó solo, con sus 15 partidos invictos, con Guerrero perdonado. Se creyeron demasiado el cuento.

Y Sudamérica se ve tan poco protagonista. Con la Argentina de Sampaoli jugando horrible y sin siquiera un nombre propio para mirar y divertirse. En este equipo, el “Piojo” López era capitán. Y el Brasil de Tite deslavado, con Neymar aun cargando baterías de a poco, aunque igual le llevo fe. Con Uruguay ganando a los centros y el “Maestro” probando todo lo que pilla a ver si encuentra un “10” que se ponga la camiseta que hace rato dejó Forlán y a todos le queda grande. Y está Colombia ya sin Armero, Zúñiga, Yepes y otros, creyendo que son el mismo equipazo del 2014. ¿Será tan así?

Hasta ahora, un Mundial más de atletas que de cachañas. Una copa donde Modric y Kroos les dicen a todos cómo debe jugarse el fútbol actual. El de los penales. Ya van quince y ninguno es discutible. Con la generación de hoy, ya no. Ni siquiera se habla de los arbitrajes, como en tiempos de Bouchardeau o el penal de Brehme en la final contra Goicoechea. Un Mundial entretenido. Sin Chile, sin Italia y sin Messi.

fuente diarioconcepcion

Next Post

¿Por qué tener la misma hora que Perú sería lo mejor para la salud de los chilenos?

El neurobiólogo John Ewer, experto en relojes biológicos e investigador del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la […]

La señal on line al final