Crisis sanitaria puede agudizar el gran problema ambiental que es hoy el plástico

admin

Científicos proyectan con temor que la contaminación, que ya era de una grave magnitud, empeore en cifras e impacto si no se toman medidas desde la política pública y conductas.

No fue hace tantas décadas que el plástico comenzó a ser fabricado en masa, transformándose en un material que revolucionó la vida y cotidianeidad del ser humano al estar presente en los más diversos formatos. Y, lamentablemente, también impactó en todos los lugares y formas de vida que habitan el planeta, volviendo a esta materia prima de innumerables productos en uno de los más grandes problemas ambientales globales del siglo XXI.

Los principales enemigos son los “plásticos de un solo uso”, es decir insumos desechables como vasos, cubiertos, botellas y bolsas, que una vez usados terminan en vertederos y más probablemente el mar. En esos se ha puesto el acento de los esfuerzos para reducir nuestra “huella de plástico”, lográndose importantes avances de los que Chile ha sido líder y Concepción pionero: en 2014 una ordenanza del municipio penquista limitó el uso de bolsas plásticas en el comercio y en 2018 la iniciativa se transformó en una ley que convirtió a nuestro país en el primero de Latinoamérica en tener una de este tipo. El 3 de agosto de 2020 la legislación entró en total vigencia y prohibió por completo la entrega de estos elementos.

Así se ha evitado el uso de más de 16 mil toneladas de plástico en un año, estima el Ministerio de Medio Ambiente. Ahora, el foco es regular otros plásticos desechables, porque es necesario y urgente.
Más aún cuando, hoy, quienes han celebrado los avances ven con certero temor cómo uno de los efectos colaterales de la crisis sanitaria mundial provocada por la pandemia de la Covid-19 sea retroceder y agravar el ya grave problema del plástico, coinciden en advertir los doctores Camila Fernández, académica del Departamento de Oceanografía de la Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas de la Universidad de Concepción (UdeC), y Juan Placencia, profesor del Departamento de Química Ambiental de la Facultad de Ciencias de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (Ucsc). 

¿La razón? El aumento explosivo en la producción y uso de mascarillas, guantes, delantales y otros elementos de protección sanitaria desechables y/o que tienen al plástico como materia prima en su confección. El incremento en el empleo de servicios de delivery de comida y compras que poco escatiman en el uso de productos desechables para entregar los pedidos también se añade a la compleja ecuación, afirman ambos expertos.

En el mundo el 70% de los plásticos no se reciclan (en Chile sólo 8% se recicla) y según la FAO hay más de 5 billones de fragmentos de este material navegando en el océano e incluso sabido fue de una magna isla de plástico flotando en el mar. Números e impactos en tiempos de normalidad. Ahora hay que sumar lo que ocurre en la actual realidad, donde se estima que el 75% del plástico generado por la pandemia se desechará y terminará en vertederos o el mar, y una encuesta reciente reveló que sólo en Singapur (con 5,7 millones de habitantes) y tras un confinamiento de 8 semanas se desecharon 1470 toneladas de envases plásticos de comida para llevar. Además, las ventas globales de mascarillas desechables se han incrementado en millones y millones de dólares.

fuente.diarioconcepcion

Next Post

Investigación analizó presencia de rasgos identitarios de la Región en el cine local

El estudio de la Ucsc, publicado en la revista científica “Anagramas Rumbos y Sentidos de […]

La señal on line al final