2021-10-21

Controles preventivos de indentidad en el ojo del huracán

El doctor en Derecho y ex fiscal Andrés Cruz da su opinión sobre los controles preventivos.

En conversación con Sabes.cl, a propósito del bullado caso acaecido la semana pasada en Panguipulli.

En ese contexto, criticó la manera en que operan actualmente los controles de identidad en Chile.

Consultado por la posibilidad de identificar testigos del fatal episodio que acabó con la vida del malabarista Francisco Martínez, el ex fiscal se refirió al particular funcionamiento que tienen los controles de identidad en nuestro país.

En ese sentido, Cruz comentó que en dicho ámbito existe en nuestro país una inconsistencia que complica más de lo que aporta. “En Chile se dio, lamentablemente, una confusión, con una modificación, absolutamente innecesaria a mi juicio, incorporando un segundo control de identidad, que está fuera del Código Procesal Penal. Este es el que, malamente, han denominado Control de Identidad Preventivo, ubicado en el artículo 12 de la Ley 20.931”, comentó.

Para el ex Fiscal del Ministerio Público, la coexistencia de ambos controles es una contradicción en sí misma. “La confusión entre ambos controles es culpa de esta institucionalidad “esquizofrénica” que se introduce para los efectos de tratar de decirle a la población que se está luchando contra la criminalidad cuando son medidas ineficientes e ineficaces”, manifestó.

“Puede realizarse sin indicios”

El problema con este segundo tipo de control es, de acuerdo con el Cruz, que bajo la premisa en la que se asienta, deja a criterio personal del funcionario policial la aplicación del mismo. “El artículo está establecido para ‘resguardar el orden y la seguridad pública’. Pero lamentablemente esto último no se define. Es decir, su empleo queda a juicio de quien realiza la diligencia. Esto permite que el control pueda realizarse sin indicios de ninguna naturaleza”, señaló.

Y a partir de lo anterior, esta inexactitud puede dar pie a  consecuencias desagradables para la sociedad. “El día de mañana una persona puede pasar por la vía pública y un funcionario se puede acercar, interrumpir su libertad de desplazamiento hasta por una hora, por el simple hecho de que ‘se le ocurrió’ que dicha persona podría estar estar poniendo en riesgo la seguridad pública”, reflexionó la ex autoridad.

fuente.sabes.cl