2021-10-21

Transporte público enfrenta grave crisis de cara al retorno a la normalidad

Hay más de medio millar de micros menos que previo a la pandemia, según el INE, y además, menos conductores, informan sindicatos. El resultado, menos frecuencias en los recorridos, justo cuando se vuelve a la presencialidad.

El Ministerio de Salud reportaba para el Biobío una cantidad de 2,4 contagiados cada 100 mil habitantes, una cifra que no se veía desde el 23 de mayo de 2020, justo al comenzar la curva ascendente de contagios que terminó con todo el Gran Concepción en cuarentena.

Entonces, de cara al avance de la pandemia y sin vacuna a la vista -recordemos que recién se comenzaron los ensayos masivos en diciembre del año pasado- se tomaron medidas que restringieran la movilidad de las personas.

En la región, se optó por cuarentenas, por exigir elementos de protección personal en espacios públicos, por un esquema de permisos de salida.

El resultado de estas medidas, es que se paró una ciudad de 1,2 millones de habitantes. Vecinos que viajan, compran, venden, prestan servicios, estudian, trabajan, pasean, comen, todos los días.

Y, que en su mayor parte, usan el transporte público para ello.

El impacto en el rubro fue duro.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas, en la región, existían en 2019 un total de 3.721 patentes para minibús. Casi las mismas que en 2018, cuando había 3.715 activas.

La pandemia rebajó la cifra, y en 2020 se cuentan 3.276 patentes funcionando. Es decir, medio millar de micros menos.

Esta baja tiene su paralelo en la cantidad de choferes, que ante la inestabilidad laboral buscaron otros empleos o emprendimientos. Según Domingo Oporto, chofer y dirigente sindical de la Asociación Intercomunal Biobío, que agrupa a conductores de 11 líneas, “antes de la pandemia, había unos 2,600 choferes en la provincia, hoy deben quedar menos de 1,800”.

La crisis que enfrenta el transporte no solo tiene motivos en la condición laboral de los choferes.

Según Christian Molina, académico facultad de ingeniería de la U. Católica de la Santísima Concepción especializado en obras viales y construcción “existen varios problemas, a nivel mundial, no solo en Chile, y el tema de los conductores en sí va a la baja… no es atractiva sobre todo para los jóvenes, es cosa de ver la media de edad que sube cada año”.

“La pandemia aumentó un problema que ya se venía generando, que se va a acrecentar, pero que se puede prevenir haciendo políticas públicas que enfrenten el problema, para hacer más atractivo el oficio”, afirma.

fuente.diarioconcepcion.cl